sábado, 1 de marzo de 2008

PARA MI FUEGO


DE TANTO TENER SED,
COMENCE BEBIENDO
EN LOS RIOS HELADOS DEL INVIERNO
EN LOS INMENSOS MARES DEL OLVIDO
EN LAS CANILLAS DE CUALQUIER PASEO PÚBLICO
O EN LAS ZANJAS DE LAS CALLES DORMIDAS.
Y MIS OJOS SEGUÍAN DESORBITADOS
Y EN MI ESTOMAGO CRUJÍAN,HASTA SECARLO,
MILLONES DE DIMINUTOS VOLCANES GASTRICOS.
Y SE REQUEBRAJABA MI PIEL,
COMO LA TIERRA CALIENTE DEL VERANO.
DE TANTO TENER SED HABÍA AGOTADO,
HASTA EL AGUA DE LLUVIA
JUNTADA EN PALANGANAS
HASTA LAS GOTAS DE LAGRIMAS DERRAMADAS,
EN TODOS LOS LLANTOS DE LOS HOMBRES
EN TODAS LAS RISAS DESMEDIDAS
EN TODOS LOS AMORES FRACASADOS.
DE TANTO TENER SED
ME FUÍ BEBIENDO
SIN PODER REMEDIARLO,
LA SAVIA DE LAS PLANTAS,
LAS GOTAS DEL ROCÍO,
EL SUDOR MINERAL DE LOS HUMANOS.
Y EN MI SED INFERNAL
BEBÍ DE TUS ENTRAÑAS,
TRATANDO DE APAGAR
ESE FUEGO ANCESTRAL QUE DURÓ AÑOS.
Y AUN TUVE MAS SED
NECESITABA AUN SEGUIR BEBIENDO SIN DESCANSO.
DE LOS LECHOS DE LOS RIOS,
CON SU SABOR A BARRO.
DEL AGUA DE LOS MARES,
CON SU SAL EN LOS LABIOS.
DEL AGUA DE LAS ZANJAS,
CON SU SABOR AMARGO.
YA NO PARA APAGAR MI FUEGO,
SINO PARA SALVARLO.


(J. Tocci )

1 comentario:

M@R dijo...

hola,,,
ve a donde tienes que ir a calmar tu sed,,,
un abrazo,,,