sábado, 10 de mayo de 2008

SINGAPUR


HERMOSA Y SALVAJE CASCADA

1 comentario:

Carlos dijo...

La mano que contiene tu estatura
de pequeña existencia,
ha de tener un cielo de paciencia,
de máxima dulzura;
milagro de artesana arquitectura,
abreviado a su mínima apariencia,
como una confidencia
de ternura.
Porque en lo breve encuentra su grandeza,
la copa, la raíz y la corteza
de aspecto diminuto;
virtuosa levedad de lo pequeño,
igual que un vasto sueño,
que roza la verdad de lo absoluto.

Con afecto.

Un gran abrazo.