viernes, 13 de junio de 2008

PARABOLAS


QUE PARABOLAS SIN FIN
TIENE LA VIDA
AL IGUAL QUE EL MAR,
EN QUE NAVEGO .
POR MOMENTOS
UN SOLEADO DÍA
DONDE BRILLA LA CALMA .
Y EN SEGUIDA,
CAMBIA SU FAZ .
Y EMBRAVECIDA
ENCRESPADO, SE MUESTRA
TAN VIOLENTO .
HE APRENDIDO
A QUERER A ESE
MAR MÍO,
Y A COMPRENDER
SUS CAMBIANTES
SENTIMIENTOS .
COMO UN VIEJO
MARINO SOLITARIO,
SOLO TENGO MI BARCO
Y TUS RECUERDOS .
LO DEMAS. . . . .
FUÉ LLEVADO
POR EL VIENTO .

( J. Tocci )

1 comentario:

M@R dijo...

EL MAR ES TURBULENTO UNAS EN CALMA Y OTRAS TORMENTAS,,,
MANEJE BIEN SU BARCO Y GANARA EN ESE CRUZAR DEL OCEANO,,,
Y RECUERDE QUE DESPUES DE TODA TEMPESTAD REGRESA LA CALMA,,,

ABRAZOS,,,