domingo, 1 de junio de 2008

WOLFGANG PUTZ


4 comentarios:

Jayja para tí... dijo...

no, no, árbol que nace torcido jamás su tronco endereza, dicen por ahí,más este árbol nos muestra que cuando queremos y queremos buscar la luz, a veces encontramos el camino...y así igualito para la vida de quien quiera encontrar su verdad!!!, este árbol parece simbolizar ese ejemplo derribándolo y mostrando que siempre se puede rectificar el error de la vida...

Lilit dijo...

Ultimamente encuentro en las imágenes un contenido mayor al de las palabras.
Tus cultivados árboles me hablan de la paciencia, del esmero, de la perfección.
Y tu música me abraza...
Gracias.

Marian dijo...

Este rinconcito tuyo me relaja y me recrea entre la belleza de los poemas, los bonsais y la música, has conseguido una buena amalgama.
Un beso.

Carlos dijo...

Otro árbol con nombre propio, A quién le cabe la tarea de bautizarlos?.

Incógnitas qué algún día se habrán de develar. :)

Un gran abrazo, amigo.