sábado, 19 de julio de 2008

No Supo Gritar


Ni pena, ni congoja
nada de ello,
si no hay nada más bello
que un árbol sin sus hojas.
Así desnuda y en soledad
está hoy mi alma,
en paz y en calma
mostrándose tal cual es,
en su única verdad .
Habiendo ya dejado
atras su vanidad
aún sigue recorriendo
su camino,
llegando al fin del recorrido
sin conocer su realidad .
Ay caminante,
despues de gastar
toda tu vida .
No has encontrado aún
quien cure tus heridas,
ni quien se diese cuenta
que sangras de verdad .
Por eso amas al mar
y en solitario recorrido
escuchas voces sin sonidos
que te llevan a soñar .
Ya quieres descansar
se nota en tu mirada,
y en esa voz quebrada
que no supo soñar .
( J. Tocci )

1 comentario:

Sonita dijo...

en la soledad, como en la compañia, el alma necesita sus momentos de "arbol sin hojas"... asi despojado de su estuche puede ser libre..
me encanto este poema, a la vez tan triste pero cuyas metras transportan a eus maravillosos "sentires"..
un saludo dulce.